15 de marzo de 2019

Vía Crucis por la Reconciliación

El Camino de la Cruz es contemplación del misterio que nos salva. Así mismo, es el anuncio del gozo de Jesús que no sucumbe bajo el peso de la cruz, sino que la hace signo de una esperanza más allá de ese mundo, una esperanza de vida.

 

Los cristianos, llamados a ser signos de reconciliación y de esperanza, acompañaremos el camino de Jesús que sigue pasando hoy por todos los caminos del mundo; que sigue recorriendo la Vía Dolorosa, compartiendo con amor generoso las dolencias de la humanidad, sintiendo con todos y viviendo con toda la larga historia de dolor y de cruz que ha marcado la humanidad. Jesús lleva la cruz con amor.  La abraza para que sea signo de su amor generoso y de su entrega fiel.

 

Realizar la Vía Dolorosa hoy es unirnos al Jesús de la historia, que seguido por mucha gente llegó hasta el final, para así dar vida en abundancia a todos los seres humanos. Proclamamos de este modo la fe que a través de los siglos la Iglesia ha creído y anunciado a toda la humanidad.

 

Este Vía Crucis es el signo de una vida nueva reconciliada con Dios, con la creación y con nuestros hermanos(as).

 

El viernes 15 de marzo toda nuestra Diócesis se une a este símbolo de esperanza y nuestro Centro Diocesano no se ha quedado atrás y, de igual manera, ha realizado su Vía Crucis por la Reconciliación.

© 2019 Diócesis de Puerto Rico de la Iglesia Episcopal

PO Box 902 Saint Just,  PR  00978-0902

Tel. (787) 761-9800